Hospital psiquiátrico de San Rafael


El Hospital psiquiátrico San Rafael en la Ciudad de México fue fundado en los años cuarenta, por los religiosos de San Juan de Dios, cuyo objetivo era atender personas con problemas mentales, lamentablemente sus métodos para determinar si alguien estaba enfermo o no, no eran los correctos.


Solo bastaba con que un familiar acusara a otro de loco, para que estos sin previa investigación, lo encerrasen en contra de su voluntad y les dieran terapia de electrochoque, siempre bajo el símbolo de la cruz.


Se decía que en el manicomio se podían arreglar personas rotas, por lo que las personas mandaban sin titubear a sus familiares, cuyo comportamiento no era el adecuado para ellos, independiente si fuera problema mental o no.



Uno de los casos más sonados, fue el de Mario Cantú, un joven que al cumplir 18 años se quería salir de su casa para independizarse, al no estar de acuerdo su madre, ella llamó al manicomio y les explicó lo que pasaba, así que una noche mientras el dormía, cinco enfermeros entraron por la fuerza a su cuarto, lo sedaron y al despertar Mario se encontraba atrapado en un manicomio.


Por 18 días estuvo sujeto a tratos inhumanos, pues le daban intensas sesiones de electroshock hasta el punto que ya no se acordaba de quien era y sus emociones habían sido apagadas; Mario cuenta que si el o los demás pacientes no cooperaban en sus terapias, los amenazaban de encerrarlos para siempre o practicarles una lobotomía.



Se cuenta que otros de los métodos poco ortodoxos de los religiosos, eran los exorcismos, pues pensaban que la locura de algunos sus pacientes, era porque habían sido poseído por demonios.


No solo eran humanos los que causaban el sufrimiento de muchos de los pacientes, sino también había fuerzas sobrenaturales que los atormentaban, pues se dice que una sombra deambulaba por los pasillos de la clínica, entraba a los cuartos de los “enfermos” y se sentaba junto a ellos en la cama.



Una de las aterradoras historias que marcaron con sangre el hospital psiquiátrico, fue cuando una madre y su hijo fueron a visitar a uno de sus familiares, cuando de pronto otro de los pacientes degolló al niño, para después llevar su cadáver ensangrentado hasta la capilla.



En el 2009 fue cerrada la clínica y después demolida para hacer un centro comercial, pero no sin antes de que se realizara una película basada en el sufrimiento y energía oscura que había dentro de sus paredes.


El filme “Archivo 253” fue filmado en el abandonado manicomio, sus actores y el equipo detrás de cámaras, aseguran que en el lugar sucedía actividad paranormal, pues las cosas se movían autónomamente de su lugar, además que se aparecía un monje con siniestras intenciones.



ESTO TE INTERESA